La ultima Luna llena del 2019

Estamos acostumbrados a ver la luna llena en tonos blancos, amarillos y en ocasiones tonos naranjas o rojizos pero estos tonos son solo producto de un efecto atmosférico, una dispersión de la luz en la atmósfera y el intenso color blanco producto de la gran cantidad de luz que refleja de nuestro astro el Sol.

Es gracias a la Astrofotografía que podemos conocer los verdaderos colores de la luna producto de los contenidos de minerales en su superficie.

La luna nos cuenta como durante las etapas tempranas de su creación sufrió del constante bombardeo de meteoritos, sus volcanes expulsaron grandes cantidades de material desde el interior depositándolo en su superficie, su actividad geológica generó valles,montañas, grietas etc.
Toda esa historia se quedó congelada en el tiempo como una instantánea.

Es así que esta fotografía pretende contarnos un poco de esa historia através de sus detalles y colores.

Autore: Williams Chávez Soto